Bulgaria Europa

Qué hacer y ver en Plovdiv, uno de los tesoros de Bulgaria

¿Tenéis ganas de descubrir nuevas ciudades europeas quizás no tan conocidas? ¿Queréis visitar una ciudad grande, pero estáis hartos del gentío habitual que suele haber en ellas? ¿O puede que estéis preparando un viaje a Bulgaria y tan solo hayáis planeado visitar Sofía? Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es sí, ¡esta es vuestra entrada! En ella, os hablaremos con todo lujo de detalles sobre Plovdiv y os contaremos qué ver y hacer en esta maravillosa ciudad.

Actualmente, Bulgaria es uno de los países europeos que menor incidencia por COVID-19 presenta. Su capital, Sofía, es el lugar turístico por excelencia, pero este país posee otros tesoros no tan conocidos que merece mucho la pena visitar. Uno de ellos es Plovdiv, la segunda ciudad más poblada de Bulgaria, y dado que la visitamos el pasado febrero, hemos querido aprovechar la ocasión para dedicarle una entrada. Así que, si queréis saber cuál es la mejor forma de llegar a ella y descubrir sus principales atracciones turísticas o dónde disfrutar de la variada gastronomía que ofrece, ¡seguid leyendo!

No obstante, durante este viaje no solo visitamos Plovdiv, sino que también tuvimos la oportunidad de disfrutar un par de días de Sofía, así como de uno de los sitios con más encanto del país: el monasterio de Rila. En esta entrada nos centraremos únicamente en Plovdiv, pero si estáis interesados en conocer más sobre estos otros increíbles lugares, ¡no dudéis en decírnoslo en los comentarios!

1. ¿Cómo llegar a Plovdiv?

Nuestra escapada a Plovdiv formó parte de un viaje que hicimos a lo largo de Rumanía y Bulgaria en el que visitamos diversos lugares. Por eso, antes que nada os contaremos cómo nos las arreglamos nosotros para llegar hasta Plovdiv desde Sofía, pero también os daremos algunos consejos para que encontréis la mejor forma de llegar hasta allí desde España. ¡Vamos allá!

Desde que empezamos a planificar el recorrido y dado que se trataba de un viaje en grupo, nosotros tuvimos claro que queríamos alquilar un coche para desplazarnos de un sitio a otro. Teniendo en cuenta el itinerario que nos habíamos marcado, la libertad que supone el no estar sujeto a horarios de tren o autobús y lo barato que resulta alquilar coches en ambos países (sobre todo si viajas con más gente), nos pareció la mejor opción. Además, si tenemos en cuenta la situación actual, para nosotros el coche es el medio de transporte más seguro para viajar. En cualquier caso, si queréis saber más sobre cómo viajar seguro en tiempos de coronavirus, podéis leer acerca de ello en las entradas que dedicamos especialmente a este tema.

Lo que decidimos hacer nosotros fue alojarnos en Sofía y, desde allí, movernos en coche a las demás ciudades y pueblos que deseábamos visitar. Desde la capital búlgara se tarda alrededor de 1 hora y 40 minutos en llegar a Plovdiv, así que si madrugáis un poco, podréis aprovechar todo el día para descubrir a fondo la ciudad. En el caso de que elijáis esta opción, os recomendamos dejar el coche en el parking que hay justo enfrente del Princess Casino, ya que tan sólo tardaréis unos minutos en llegar andando al casco histórico. No recordamos exactamente el precio, pero sí que fue muy barato y que merece la pena si no conocéis mucho cómo funciona el tema del aparcamiento en Plovdiv.

Si finalmente decidís alquilar un coche, conviene que os informéis muy bien de las condiciones que ofrecen las diversas compañías; nosotros decidimos hacerlo a través de Ryanair. Cabe destacar que nos cobraron una tasa adicional de 18€ por ser conductores jóvenes (teníamos 22 años en aquel momento), pero aún así, y aunque no recordamos exactamente el precio, alquilarlo durante 5 días nos costó unos 15-20€ por persona (éramos 5) sin contar la gasolina, que por cierto es bastante más barata que en España.

Ahora bien, si no queréis alquilar un coche, también podéis coger un bus hasta Plovdiv. Por lo general tardan 2 horas y 20 minutos en llegar y la ida y vuelta suele costar alrededor de 10€, por lo que resulta bastante económico. Para reservar el billete, podéis hacerlo a través de páginas como Omio o GetByBus. En el  caso de que estéis preparando el viaje desde España, os recomendamos volar con Ryanair porque, por lo general, es la compañía que ofrece los billetes más baratos. No obstante, podéis comparar todos los vuelos disponibles en las fechas en las que deseéis viajar en páginas como Skyscanner, para que así encontréis la opción que más se ajuste a vosotros. En cuanto al aeropuerto de destino, nosotros os aconsejamos que voléis hasta Sofía. Es cierto que la ciudad de Plovdiv tiene aeropuerto, pero cuando nosotros buscamos los vuelos disponibles, no encontramos ninguno directo hasta España y, los que tenían escala, eran bastante caros.

2. Alojamiento en Plovdiv

Como os contamos anteriormente, nosotros decidimos alojarnos en Sofía durante los 5 días que duró nuestro viaje. Tanto Rila como Plovdiv, los otros dos sitios que queríamos visitar, están relativamente cerca de la capital, por lo que se puede ir y volver en el mismo día con el coche sin problemas. No obstante, si vuestro plan es pasar más tiempo en Plovdiv y descubrir a fondo todos sus rincones, alojarse allí es también una muy buena idea.

Si os decidís por esta última opción, os recomendamos que consultéis plataformas como Booking o Airbnb. Si ya de por sí es fácil encontrar buenas ofertas en estas páginas web, os sorprenderá lo barato que puede llegar a ser pasar la noche cómodamente en Plovdiv y en Bulgaria en general.

En el caso de que encontréis un alojamiento que se adapte a vuestras preferencias en Airbnb y no tuvierais cuenta, os agradeceríamos que os registrarais a través de este enlace. Así, obtendríais entre 10€ y 40€ de descuento en vuestra primera reserva, siempre que os cueste al menos 200€, y a nosotros nos permitiría ahorrarnos algo de dinero en nuestro próximo viaje.

3. ¿Qué ver en Plovdiv?

En 2019, Plovdiv tuvo el honor de convertirse en la Capital Europea de la Cultura. Su gran patrimonio cultural e interesante historia hacen de esta ciudad una de las más antiguas de Europa, así como uno de los destinos más llamativos del este del continente. Por sus tierras pasaron variedad de pueblos: griegos, romanos, bizantinos, musulmanes… De hecho, a día de hoy todavía pueden observarse muestras de algunos de estos poderosos imperios.

Por todo ello, Plovdiv posee un interesantísimo casco histórico en el que podréis visitar diversos monumentos, museos y edificios religiosos. No obstante, también cuenta con barrios más modernos donde tendréis la oportunidad de tomar algo, probar las delicias típicas de la ciudad o comprar algún recuerdo. Eso sí: os advertimos de que la entrada a Plovdiv no parece, a primera vista, muy llamativa que digamos. Su arquitectura con edificios de tonos grisáceos y estilo soviético ocupa gran parte de los alrededores de la ciudad, pero una vez dejéis atrás esta zona… ¡los encantos de Plovdiv os sorprenderán!

Panorámica de Plovdiv

Antes de enseñaros cuáles son los sitios que no os podéis perder en Plovdiv, queremos contaros lo que hicimos nosotros nada más llegar. Lo primero de todo fue localizar la oficina de turismo, que se encuentra justo enfrente del Estadio Romano. Aunque en un primer momento tan solo fuimos para informarnos un poco sobre los monumentos principales de la ciudad, nos contaron que existía la posibilidad de alquilar una audioguía para llevarla con nosotros mientras recorríamos la ciudad.

Nos pareció una opción súper interesante porque, a diferencia de los Free tours, éramos nosotros quienes nos marcábamos nuestros propios tiempos y podíamos detenernos todo lo que quisiéramos en cada sitio. Por lo tanto, decidimos alquilar una para ir escuchando la historia de la ciudad a  medida que paseábamos por sus calles. Cuesta 7 euros y podéis tenerla las horas que necesitéis, siempre y cuando la devolváis antes de que cierre la oficina. Además, incluye una entrada a 3 museos y os hacen un descuento del 15% si coméis en el restaurante Paldin (aunque cuando nosotros fuimos, estaba cerrado). Pero si os interesa más hacer un Free Tour, que sepáis que podéis reservarlo por internet y que el punto de encuentro es el City Hall.

Actualmente, y a pesar de las restricciones impuestas en algunos sectores a raíz del coronavirus, estas audioguías siguen estando disponibles. En este enlace podréis leer toda la información que ofrecen acerca del servicio: política de cancelación, medidas de higiene adoptadas, actividades incluidas en el precio, etc.

Vestigios romanos: foro, teatro y estadio romano

Si bien el teatro y el estadio son dos de las principales atracciones de la ciudad, Plovdiv también alberga las ruinas de un antiguo foro romano, el Foro de Philippopolis. Se encuentra justo enfrente del parking que mencionamos anteriormente, el que está junto al casino. Es cierto que tan solo se conservan algunos restos de este lugar, pero merece la pena echarle un vistazo de camino al resto de sitios.

En cambio, el Teatro Romano se conserva mucho mejor. Tras su descubrimiento en 1970, se llevaron a cabo labores de restauración y, aunque algunas de las partes del fondo escénico no se conservan del todo, podemos hacernos una buena idea del que fuera su aspecto inicial. Si queréis visitarlo por dentro, podéis hacerlo comprando la entrada, que cuesta aproximadamente 2,50€. Las vistas de la ciudad desde sus gradas son una pasada; además, si tenéis la oportunidad de ir en verano, puede que tengáis suerte y podáis asistir a alguna de las actuaciones que suelen representarse allí.

Teatro Romano

Por su parte, el Estadio Romano de Trimontium se ubica en pleno centro de Plovdiv. El hecho de que se encuentre en medio de la Plaza Rimski Stadion, el nexo de las principales calles comerciales como la de Alexander I, genera un gran contraste, pero al mismo tiempo es lo que lo hace tan especial. Para poder apreciarlo bien tendréis que acercaros hasta las barandillas y mirar hacia abajo, ya que la mayor parte del estadio está oculta a simple vista.

Estadio Romano

Mezquita e iglesias

Otra de las principales atracciones de Plovdiv es la Mezquita Dzhumaya, situada justo enfrente del Estadio Romano. Podéis acceder a su interior de forma gratuita y descubrir su increíble decoración, aunque algunas zonas están exclusivamente reservadas para la oración. Si os interesa, al norte de la ciudad encontraréis otra mezquita, la de Imaret. Es bastante más pequeña que la principal y está un poco alejada del centro, por lo que nosotros decidimos no visitarla.

Mezquita Dzhumaya

En cuanto a las iglesias, la mayoría son ortodoxas. Realmente merece la pena entrar en ellas porque su decoración difiere mucho del estilo católico al que estamos acostumbrados: ornamentos en tonos dorados, iconostasios de grandes dimensiones con gran variedad de pinturas, etc. En Plovdiv podréis encontrar varias, pero nosotros os recomendamos especialmente las de Sveta Marina, St. Demetrius, Asunción de la Santísima Virgen y San Constantino y Santa Elena.

Iglesia de la Asunción de la Santísima Virgen
Iglesias de San Constantino y Santa Elena

No obstante, la ciudad también alberga dos edificios católicos: la Catedral de San Luis y la Iglesia Católica Armenia. Para acabar la ruta por los edificios religiosos, el Monasterio Dervish y la Small Basilica son también dos lugares que merece la pena visitar. En cuanto al primero, antiguamente se trataba de una iglesia cristiana, pero más tarde fue reconvertida en monasterio musulmán y, actualmente, dentro de él se encuentra el restaurante Paldin. El segundo es una basílica-museo un tanto diferente: su estilo exterior es bastante moderno, pero su interior alberga las ruinas de un baptisterio romano que data de los siglos V y VI d. C. Además, si vais, tendréis la oportunidad de entrar gratuitamente y de ver un vídeo explicativo sobre la historia del lugar.

Mural del Monasterio Dervish

Museos

En Plovdiv también hay una gran variedad de museos, casas-museo y galerías. Nuestro preferido fue, sin duda, el Museo Etnográfico. Su fachada es impresionante y está rodeado de un precioso jardín que podéis visitar de forma gratuita. Nosotros no tuvimos tiempo de visitarlo por dentro, pero la entrada es bastante económica (2,50 €). Otros museos interesantes son el Museo Arqueológico, la Casa Museo Hindliyan, el Museo de Historia de Plovdiv o la Casa Museo Balabanov.

Museo Etnográfico

Otros sitios de interés

Cuando hablamos sobre el Estadio Romano de Plovdiv ya mencionamos la calle Alexander I, una de las vías principales de la ciudad. Pues bien, en ella no os podéis perder la estatua dedicada a Milo, un mimo y cómico sordo natal de la ciudad al que la gente tenía especial cariño. Junto a la estatua, también podréis ver el monumento dedicado a la ciudad por haber conseguido el título de Capital Europea en 2019. Muy cerca de esta calle encontraréis la Plaza Stefan Stambolov, alrededor de la cual hay diversos restaurantes y, dependiendo de la época, puestos locales con artículos típicos.

Estatua dedicada a Milo
Fachadas de la Plaza Stefan Stambolov

El barrio de Kapana es también un imprescindible de la ciudad. Se trata del barrio más alternativo de Plovdiv: cuenta con talleres de artesanía, multitud de bares y restaurantes con un estilo más moderno, murales… Merece la pena tomarse algo aquí y observar el ambiente tan alegre que lo caracteriza. Otro rincón que os encantará y que se encuentra escondido entre sus calles es la Puerta Hisar Kapiya, una de las puertas que daban acceso a la antigua ciudad fortificada; está situada justo al lado del Museo de Historia. Tampoco podéis perderos el Complejo Arqueológico Nebet Tepe, situado en uno de los puntos más altos de la ciudad. Se trata del sitio donde antiguamente se alzaba la fortaleza, de la que hoy en día tan solo pueden verse algunos restos, así como los de la muralla. El lugar tiene unas vistas increíbles, ya que desde allí puede observarse una buena panorámica de la ciudad.

Desgraciadamente no tuvimos tiempo de ver algunos de los lugares que añadimos a nuestra lista. Si a vosotros os sobra tiempo o tenéis planeado pasar más días en la ciudad, os recomendamos que también visitéis los Jardines del Zar Simeón, en cuyo interior se encuentran las Fuentes Cantarinas. De día es muy bonito, pero si tenéis la oportunidad de ir un jueves, viernes o sábado por la noche, podréis disfrutar del espectáculo que ofrecen estas fuentes. Por último, si os gusta pasear alejados del gentío del centro de la ciudad, os aconsejamos ir a la Colina de la Juventud y a la Colina de la Fraternidad. Las vistas que ofrece la primera de ellas son maravillosas, mientras que en el parque que rodea a la segunda podréis admirar un moderno y peculiar monumento llamado “Odith i cultura”.

4. ¿Dónde comer en Plovdiv?

Si sois unos apasionados de la gastronomía, Bulgaria es vuestro sitio. Y no lo decimos solo por la amplia oferta de platos típicos que tiene, sino porque, en comparación con España e incluso con cualquier otro país europeo, los precios son mucho más bajos. En esta entrada nos limitaremos a contaros cuál es nuestra recomendación local si decidís comer en Plovdiv, pero próximamente haremos una recopilación con todas aquellas delicias búlgaras que tenéis que probar si visitáis el país.

Si bien nosotros nos guiamos por nuestro instinto en lugar de buscar en Google cuáles eran los mejores sitios para comer, creo que acertamos de pleno. Justo al lado de Nebet Tepe, encontramos un restaurante con unas vistas alucinantes.

Vistas desde la terraza de Rahat Tepe
TIP LOCAL

Además de tener raciones varias algo más propias de sitios turísticos, el restaurante que elegimos también tenía platos típicos de la gastronomía local y una especie de fuentes con parrilladas de verdura o carne. Todo fue realmente barato y las cantidades eran más bien abundantes; por poneros un ejemplo, la fuente de la foto que dejamos aquí abajo nos costó 5 euros y daba (de sobra) para que comieran 2 personas. No obstante, lo que hace tan especial a este restaurante es la enorme terraza que tiene con vistas a la ciudad. Si tenéis suerte y os hace buen tiempo, pedid una mesa exterior para que podáis admirar el paisaje tan guay que ofrece este sitio mientras os deleitáis con su deliciosa comida. Así que ya sabéis: si vais a Plovdiv, no dudéis en comer aquí, en el restaurante Rahat Tepe.

¡Y hasta aquí nuestra entrada sobre Plovdiv! Esperamos que la información os sea útil y que os anime a visitar esta maravillosa ciudad. Si creéis que nos hemos dejado algo, no dudéis en dejárnoslo en los comentarios.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.