O Cebreiro con niebla
Camino de Santiago

¿Qué llevar al Camino de Santiago en invierno?

Si estás pensando en peregrinar a Santiago entre diciembre y marzo, probablemente una de las cuestiones que más te preocupa sea qué llevar al Camino de Santiago en invierno. En esta entrada, te contaremos qué es lo indispensable que deberías meter en tu mochila, sin que ello suponga cargar con un peso excesivo sobre la espalda.

Evidentemente, deberás llevar algo más de peso en comparación con otras estaciones, pero sin exagerar. No olvides que al caminar entrarás en calor, especialmente en determinadas etapas con subidas largas o abundantes, por lo que no será ni necesario ni conveniente abrigarse en exceso.

Camino de Santiago Francés

Aunque depende mucho de las necesidades personales de cada uno, voy a hablar de lo que yo llevé en mi Camino de Santiago de diciembre de 2021, corrigiendo algunas cosas de la lista en base a esa experiencia. Aprovecho para recomendaros que echéis un vistazo a nuestra entrada con historias inspiradoras de algunos de los peregrinos que conocí durante ese Camino.

Tanto si decidís comprar alguno de los productos a los que nos referimos en la entrada como si optáis por otros distintos, nos sería de mucha ayuda si para hacer la compra accedéis a Amazon a través de alguno de nuestros enlaces. Nos darían una pequeña comisión de lo que compréis y a vosotros no os afectaría en nada. De esta forma, nos ayudaríais a compensar los gastos del blog y seguir subiendo entradas que os puedan ser útiles 🙂

¿Qué llevar puesto al Camino de Santiago en invierno?

En primer lugar, comenzaré mencionando lo que llevaba puesto el primer día y que, por tanto, no tuve que meter en la mochila. Además de ropa interior y calcetines (aún no me he atrevido a hacer un Camino tan alternativo), llevaba:

  • Botas. Me he encontrado con peregrinos de gustos diversos: algunos son partidarios de llevar botas de montaña lo más waterproof posible (no hay botas totalmente impermeables a la lluvia gallega, ni siquiera las de gore-tex); otros preferían llevar deportivas que, aunque dejaran pasar el agua, se secaban más rápido. Depende de cada uno, pero yo llevaba unas botas que dejaron pasar el agua y, siguiendo el consejo de un veterano peregrino, para futuros Caminos en invierno valoro la opción de comprar unas botas Salomon. Si el precio de estas botas te parece muy alto, una de las zapatillas mejor valoradas y que puedes encontrar a un mejor precio son estas de la marca Regatta.
  • Polainas. Todo remedio es poco para evitar que el agua entre en el interior de tus botas, así que te vendrán bien. Algo que me recomendó un peregrino y que no me pareció mala idea es comprar una especie de cubrazapatillas de bicicleta (como estas), ya que no solo cubría la parte de la pierna, sino la bota entera.
  • Unos pantalones de senderismo con forro polar. Si no quieres gastarte demasiado, estos de la marca Tacvasen tienen muy buena pinta. Puedes echar un vistazo a las reseñas y verás que son unos de los mejor valorados.
  • Una camiseta térmica. Mi recomendación para cargar con menos peso es que lleves sólo una y la airees cuando llegues al albergue. Al menos un día, dependiendo de la distancia de tu Camino, lávala y sécala. Para ello, poniéndote de acuerdo con otro peregrino, podéis aprovechar para poner lavadora y secadora por unos 3-4€.
  • Una camiseta de deporte.
  • Un chubasquero. El poncho sólo no es suficiente, ya que no te cubre los brazos.
  • Un gorro.
  • Unos guantes.
  • Una braga.
  • Bastones de trekking. Al principio no era muy partidario de llevarlos pero, tras mi último Camino, he notado que me ayudaban mucho a la hora de cargar con la mochila. No es fundamental, pero puede ser una buena ayuda en determinados tramos.
  • Móvil y documentación. DNI, tarjeta sanitaria y tarjeta de crédito (aunque estas dos últimas las puedes llevar directamente en el móvil).
Camino de Santiago en invierno

¿Qué llevar en la mochila al Camino de Santiago en invierno?

Ahora sí, paso a enumerar lo que considero imprescindible llevar en la mochila si haces el Camino de Santiago en invierno:

  • Dos mudas de ropa interior.
  • Tres pares de calcetines (dos transpirables para caminar y uno para por las tardes). A mí me sudan mucho los pies, si este no es vuestro caso, os podría llegar incluso con dos pares.
  • Dos camisetas. Una para andar y otra para dormir y pasar las tardes en el albergue.
  • Unas chanclas de tipo piscina, que sequen rápido.
  • Un pareo. Esto es algo muy personal y que no he visto a ningún otro peregrino, ya que la mayoría suele utilizar toallas de secado rápido. Yo prefiero secarme con pareos porque, al ser más fino que una toalla, se seca mucho más rápido, incluso en lugares especialmente húmedos.
  • Un forro polar o un plumas que ocupe poco. En un primer momento, yo cargué con los dos: el forro polar para caminar y el plumas para los albergues o para dar una vuelta por los pueblos o ciudades de fin de etapa. Sin embargo, el forro polar acabó por sobrarme, ya que caminando me daba mucho calor. Lo bueno del plumas es que podéis encontrar algunos que se encogen y no ocupan ni pesan prácticamente nada.
  • Una sudadera para por las tardes que además, en determinados albergues, os puede venir bien para dormir.
  • Unos pantalones tipo malla para dormir y para por las tardes: ocupan y pesan poco y son calentitos.
  • Unas deportivas poco pesadas para caminar por los albergues y al final de la etapa. Esto no es imprescindible, pero a mí me parece una buena opción para que el pie descanse y no tener que usar las chanclas mojadas después de la ducha. Además, podéis aprovechar el espacio de su interior para guardar determinadas cosas.
  • Un saco de dormir, que os hará falta en algunos albergues. No es necesario que abrigue demasiado.
  • Una capa o poncho (esto es indispensable).
  • Utensilios de aseo. Yo metí un cepillo, pasta de dientes, gel/champú y desodorante.
  • «Botiquín«. En el mío llevé Compeed ampollas, tijeras pequeñas, esparadrapo y aguja e hilo.
  • Cargador del móvil. Podéis llevar también una batería externa, yo lo hice, pero no llegué a utilizarla.
  • Una cantimplora.
  • Otras cosas que a mí me parecen importantes son tapones para los oídos, auriculares para el viaje, kleenex y una navaja (en la mayoría de los albergues municipales no hay ningún utensilio, así que puede serte muy útil en un momento dado).
  • La credencial

Un consejo para evitar que el agua os fastidie el Camino es que, además de utilizar un cubremochilas, metáis todo en bolsas de plástico tipo bocadillo. De esta forma, si el agua llega a traspasar al interior de la mochila, evitaríais que todo termine empapado.

Si bien os he dejado enlaces para que compréis online la mayoría de los productos, he de reconocer que yo suelo hacerlo en una tienda de las de toda la vida. Se trata de la tienda Deportes Narváez, donde llevo años comprando y siempre he salido encantado, tanto por el material como por la atención de su dueña, Azu. A todos los peregrinos que seáis de Madrid, os recomiendo pasaros por allí.

Si no tenéis claro qué Camino hacer, en esta entrada os contamos por qué hacer el Camino Portugués por la Costa.


Aunque, como ya he dicho, lo que lleves en la mochila es algo muy personal, diría que con lo enumerado quedaría resuelta vuestra duda sobre qué llevar al Camino de Santiago en invierno. Si echáis algo en falta, no dudéis en ponerlo en comentarios para que otros peregrinos podamos verlo 🙂

También puede gustarte...

2 Comentarios

  1. Fernando García dice:

    Gracias por tus consejos para mí futuro camino » de » «en» invierno,.
    Acabó de hacer con mi hija el de sarria – Santiago. Por mi satisfacción, voy a hacer solo el de » INVIERNO» y espero cumplir mis 64 años en el camino.

    1. Gracias a ti por tu comentario, Fernando. Tenemos muchas ganas al Camino de Invierno, seguro que te espera una muy bonita experiencia. Para cuando ese día llegue, ¡buen camino y muchas felicidades!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.