Vistas desde el punto más alto de la Sierra da Marofa
Europa Portugal

Ruta en coche por la zona Sur del Parque Natural do Douro Internacional (Figueira de Castelo Rodrigo)

En esta entrada os hablamos de la ruta en coche que hicimos el pasado septiembre por la zona más al Sur del Parque Natural do Douro Internacional, en Portugal, concretamente en el municipio de Figueira do Castelo Rodrigo. Hacer esta ruta os llevará tan sólo medio día, ya que es la continuación de nuestra ruta por el Sur del Parque Natural de Las Arribes del Duero. El río Duero sirve de separación no solo entre ambos Parques Naturales, sino también entre ambos países: Portugal y España.

Si no habíais oído hablar antes del Parque Natural del Duero Internacional, os pedimos que nos acompañéis por esta ruta en coche descubriendo las maravillas que la región de Figueira de Castelo Rodrigo ofrece. Nosotros nos quedamos impresionados con lo cerca que está de España y lo poco conocida que es esta parte de Portugal.

En cambio, si ya conocéis esta maravillosa región de nuestro país vecino, os invitamos a que rememoréis con nosotros a través de nuestra ruta en coche la historia y belleza de esta zona única del Parque Natural do Douro Internacional.

En esta ruta por Figueira de Castelo Rodrigo encontraréis paisajes increíbles que acompañan al río Duero por su curso, pueblos históricos medievales que os harán trasladaros a otras épocas, e incluso una estatua enorme que recuerda al Cristo Redentor de Río de Janeiro. Sin más dilación, ¡empecemos!

Punto de inicio de la ruta en coche

Como os contábamos, esta es la continuación de nuestra ruta por la zona Sur del Parque Natural de las Arribes del Duero, en la provincia de Salamanca. Si queréis descubrir al máximo esta zona limítrofe entre España y Portugal, os recomendamos que le echéis un vistazo, ya que en ella encontraréis lugares que merecen mucho la pena.

Terminamos la ruta nada más cruzar el puente sobre las aguas del río Águeda, que hace de frontera natural entre España y Portugal. Concretamente, pasamos la noche en Barca de Alba (Barca d´Alva), una pequeña aldea a las orillas del río Duero, y nos despertamos con este bonito paisaje (ya pusimos la foto en la primera entrada, pero merece la pena volver a verla):

Puente sobre el río Duero, en Barca de Alba
Puente que cruza el río Duero, en Barca de Alba

En Barca de Alba hay varios bares y restaurantes donde podéis desayunar. Nosotros nos despertamos demasiado pronto y todavía estaban cerrados. Por eso, decidimos dar una vuelta por la zona del puerto, desde donde es posible hacer rutas en barco e incluso ver alguno de los cruceros que navegan el río Duero.

Así es: disfrutar de un crucero por el interior de Portugal es posible. Varias compañías ofrecen la posibilidad de embarcarse en alguno de estos enormes barcos que van desde Oporto a Barca de Alba. Puede ser un viaje de un solo día o de más de una semana, pero de lo que no estamos seguros es de que se pueda hacer el camino inverso, es decir, salir desde Barca de Alba hacia Oporto. A nosotros la opción del crucero se nos salía del presupuesto, pero si os decidís a probarlo, no dudéis en contarnos cómo fue vuestra experiencia.

Más allá del puerto, Barca de Alba también ofrece la posibilidad de ver unos murales sobre la historia del lugar, que se encuentran en el túnel que une la zona de bares con la del puerto, justo debajo del inicio del puente que cruza el río.

Murales en Barca de Alba
Murales en el túnel que une la zona de bares con la del puerto, en Barca de Alba

Mirador del Alto da Sapinha

Tras pasear por las calles de la encantadora Barca de Alba, nos subimos al coche y, en apenas 10 minutos, llegamos a la primera parada de nuestra ruta por la zona sur del Parque Natural do Douro Internacional: el Mirador do Alto da Sapinha.

Este bonito mirador permite disfrutar de unas increíbles vistas sobre el río Águeda que, como os decíamos, separa nuestro país de Portugal. Si os fijáis bien, podéis incluso llegar a ver el punto donde los ríos Águeda y Duero se juntan. Además, el mirador cuenta con un merendero o, como se dice en portugués, un “parque de merendas”.

Vistas desde el Mirador Alto Da Sapiñnha
Vistas desde el Mirador Alto da Sapinha

Escalhão 

La siguiente parada de nuestra ruta fue el bonito pueblo de Escalhão, a menos de 10 minutos en coche desde el Mirador del Alto da Sapinha. Lo aparcamos justo al lado de la iglesia del pueblo: la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles. Justo enfrente, tomamos un café en la terraza de una cafetería y, aunque no daban desayunos, compramos algo de bollería industrial que nos sirvió para salir del apuro. Además, una encantadora mujer del pueblo nos invitó tanto al café como a los bollos. ¡Una maravilla!

Tras esta alegría inesperada, nos dispusimos a recorrer Escalhão. No pudimos entrar en la Iglesia porque estaba cerrada, pero a pesar de ello el pueblo en sí nos encantó. Es posible que nuestra opinión esté algo sesgada, ya que después de desayunar gratis ves todo con otros ojos.

Fuera bromas, merece la pena dar un paseo por las calles empedradas del pueblo. Nos llamaron especialmente la atención sus árboles, recubiertos de una especie de ganchillo de colores.

Plaza en Escalhão
Plaza empedrada en el pueblo de Escalhão 

Puente Romano sobre el río Aguiar

Tras despedirnos del acogedor pueblo de Escalhão, nos subimos al coche y pusimos rumbo al Ponte Romana da Ribeira da Aguiar. Para llegar hasta él, tenéis que dejar el coche donde empieza el camino de tierra que lleva hasta el puente.

Os dejamos un pantallazo de Google Maps con el punto concreto, a mano derecha viniendo desde Escalhão por la N-221, a unos 5 minutos del pueblo. Desde ahí, para llegar hasta el puente tendréis que andar otros 5 minutos.

Punto en el que dejar el coche para llegar hasta el puente.

Si bien se desconoce la época exacta en que se construyó el Puente Romano da Ribeira de Aguiar, sí se sabe a ciencia cierta que es anterior al siglo XIV, ya que consta que fue restaurado en ese siglo. Además, fue un paso esencial para los peregrinos que durante la Edad Media se dirigían a Santiago de Compostela.

Puente Romano sobre la Ribeira de Aguiar
Puente Romano sobre el río Aguiar

Además del Puente y las ruinas de su alrededor, recomendamos bajar a la orilla del río y ver el entorno desde ahí. Es cierto que cuando fuimos la vegetación tapaba buena parte de la vista del puente desde abajo, pero el paisaje a ambos lados merecía la pena.

Vistas de la Ribeira de Aguiar
Vistas del río Aguiar desde su orilla, bajando por un lado del Puente Romano

Monasterio de Santa María de Aguiar

Nuestra quinta parada en esta ruta por la zona Sur del Parque Natural do Douro Internacional está apenas a unos 10 minutos en coche desde el Puente Romano: el Monasterio de Santa María de Aguiar.

La entrada al monasterio es gratuita, e incluso es posible disfrutar de una visita guiada, pero cuando nosotros fuimos esta opción no estaba disponible. Además, el monasterio está junto a un hotel rural y, para ver parte de su fachada y entorno, tenéis que entrar en los jardines del hotel. Tranquilos, está permitido y no te cobran por ello.

Además, para los que nos sigáis en Instagram, fue en este monasterio donde Luis y Ofa finalmente se casaron.

Parte de atrás del Monasterio de Santa María de Aguiar.
Parte de atrás del Monasterio, que se ve desde el jardín compartido con el hotel

Castelo Rodrigo: un precioso pueblo medieval

A menos de 5 minutos en coche del Monasterio de Santa María de Aguiar se encuentra el punto que a nosotros más nos sorprendió de nuestra ruta por el Parque Natural del Duero Internacional: Castelo Rodrigo.

Calle empedrada en el pueblo medieval de Castelo Rodrigo
Una de las calles empedradas de Castelo Rodrigo

Se trata de un pueblo construido sobre un terreno elevado en el que no sólo podréis disfrutar de sus maravillosas vistas, sino también y especialmente de su interior. Desde que cruzamos su arco de piedra medieval que da la bienvenida a los visitantes, a cada paso que dábamos más maravillados estábamos.

Entrada al pueblo medieval de Castelo Rodrigo
Arco de entrada al pueblo histórico de Castelo Rodrigo

Además de visitar las ruinas de su castillo medieval y alguna de sus tiendas con productos artesanales y gastronómicos de la zona, os recomendamos que invirtáis algo de vuestro tiempo en perderos por las calles empedradas de Castelo Rodrigo.

Ruinas del Castillo de Castelo Rodrigo
Ruinas del Castillo, en lo alto del pueblo, desde donde disfrutaréis de unas increíbles vistas

En cuanto al coche, nosotros lo dejamos en un aparcamiento que hay junto al cementerio, subiendo la colina por la derecha.

Cristo Rei da Marofa

Nuestra última parada en esta breve pero intensa ruta en coche por la zona más al Sur del Parque Natural del Duero Internacional es el punto más alto de todo el municipio de Figueira de Castelo Rodrigo: el Cristo Rei da Marofa. Se trata de una de las estatuas más antiguas y que se encuentra a mayor altura de todo Portugal y consiste en un Cristo Rey de piedra que, con sus brazos abiertos y mirando hacia Castelo Rodrigo, bendice todo el municipio de Figueira de Castelo Rodrigo.

Cristo Rei de la Sierra da Marofa
Estatua del Cristo Rei da Marofa, vista desde atrás

El Cristo Rei da Marofa, como su nombre indica, se encuentra en la conocida como Sierra de Marofa (si queréis saber el origen de este nombre, os lo contábamos en una publicación de Instagram). Además, recuerda al Cristo Redentor de Río de Janeiro, por lo que se cree que fue construido por portugueses que emigraron a Brasil y lo construyeron a su vuelta, inspirándose en la famosa escultura de la ciudad brasileña.

Vistas desde el punto más alto de la Sierra da Marofa
Imagen del Cristo Rei da Marofa bendiciendo con los brazos abiertos el pueblo medieval de Castelo Rodrigo

Más allá de disfrutar de las vistas, hay una zona de merenderos por encima del Cristo Rei, donde cogimos fuerzas para el camino de vuelta a Salamanca.

Final de la ruta

Desde el Cristo Rei da Marofa, volvimos al punto inicial de nuestra ruta en coche de dos días (teniendo en cuenta la ruta por el Parque Natural de las Arribes del Duero): Salamanca. Tardamos alrededor de 1 hora y 40 minutos.

Al igual que os decíamos al empezar la ruta, si vais bien de tiempo y no lo habéis hecho ya, podría ser una buena idea pasar por Ciudad Rodrigo antes de volver a la capital charra.

En caso de que no llevéis comida con vosotros y prefiráis comer en algún lugar local, una buena opción sería acercarse a la ciudad del municipio, que recibe su mismo nombre: Figueira de Castelo Rodrigo. Se tardan apenas 10 minutos desde el Cristo Rei da Marofa y allí encontraréis varios bares y restaurantes entre los que elegir.

Mapa de la ruta en coche


Esperamos que os haya gustado esta ruta en coche por el Parque Natural del Duero Internacional, que os llevará tan solo medio día recorrer. Nosotros no conocíamos ni habíamos oído hablar de esta zona de Portugal tan cercana a nuestro país, y la verdad es que nos encantó. Cuando se pueda, prometemos volver y descubrir otras zonas de este Parque Natural.

Como os decíamos al principio, para que os hagáis una idea de lo que sería la ruta completa, os recomendamos que echéis un vistazo a la primera parte de esta ruta de dos días: la ruta por la zona sur del Parque Natural de Arribes del Duero.

Si probáis a hacer la ruta, ¡contadnos qué os ha parecido! O si pensáis que nos hemos dejado algo, no dudéis en hacérnoslo saber. Muchas gracias por leernos ?.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.