Puente junto a la central en el final de la ruta secreta de Fragas do Eume
España Galicia

Ruta secreta en Fragas do Eume

Existen muchas rutas que podéis hacer en El Parque Natural de Fragas do Eume. En esta entrada, os vamos a hablar de una ruta secreta y desconocida para disfrutar igualmente de este enclave natural, pero totalmente solos. Así es: se trata de una ruta extraoficial en Fragas do Eume que muy poca gente conoce, hasta el punto de que, cuando nosotros la hicimos, no nos cruzamos con nadie (y eso que la hicimos un fin de semana de julio).

Así que, si estáis pensando en visitar esta zona de Galicia, ¡no os perdáis esta ruta alternativa y secreta del Parque Natural de Fragas do Eume!

Antes de empezar, os recomendamos que durante vuestra visita al Parque Natural de Fragas do Eume hagáis su ruta de senderismo más popular: la Ruta dos Encomendeiros. Cerca de allí, también encontraréis preciosos rincones que ver en Pontedeume y alrededores.

Árboles en el camino al punto de inicio de la ruta

Esta ruta de senderismo es perfecta para caminar entre la vegetación, bajando por la ladera de la montaña hasta llegar al río Eume. No obstante, debéis tener en cuenta que no os encontraréis con las atracciones más importantes del Parque, como son el Monasterio de San Juan de Caaveiro, las ruinas del molino o los puentes colgantes sobre el río Eume. Por ello, nuestra recomendación es que hagáis esta ruta a modo de complemento junto con alguna de las otras rutas de Fragas do Eume.

Escaleras en la ruta de Fragas do Eume
Escaleras en medio del bosque, en la parte final de la ruta

Cómo llegar hasta el punto de inicio de la ruta

Nosotros empezamos la ruta desde el camping, ya que nos alojamos allí. Lo recomendamos mucho, ya que está muy bien situado para recorrer el Parque y es muy económico. Os dejamos la página web del camping Fragadeume por si os interesara.

Pues bien, desde el camping, la ruta dura unas dos horas (solo ida). A pesar de que no se trata de una ruta corta, no tiene especial dificultad, salvo por algún tramo en el que tendréis que apartar la vegetación y esquivar árboles para poder avanzar.

El primer tramo discurre por una carretera sin tránsito alguno, que es la que baja desde el camping. Dejaréis atrás la casa Villa Conchi hasta llegar a unas casas que hacen las veces de establo. El olor y los restos de caballo os ayudarán a reconocerlas. En ese momento, os encontraréis con un cordón naranja que corta el camino. No os preocupéis, está solo para que el caballo no se escape, así que podéis pasar por debajo y continuar hasta que lleguéis a un mojón que marca el inicio de la ruta

ACTUALIZACIÓN: Un lector que ha hecho hace poco la ruta nos comenta que el cordón naranja ya no estaba, así que podréis continuar sin problema hasta el mojón.

Cordón naranja que tenéis que pasar por debajo para iniciar la ruta
Mojón que indica el inicio de la ruta secreta en Fragas do Eume
Mojón que inicia la ruta. Tenéis que dejarlo a la izquierda y meteros en la corredoira

Aunque parezca que el camino es intransitable, tenéis que dejar el mojón a la izquierda. Ese tramo es algo complicado, ya que la corredoira (así lo llaman en estas tierras) es estrecha y tendréis que apartar la vegetación; pero no os preocupéis, una vez sorteéis ese tramo, el camino es mucho más transitable. Llegaréis a unas antenas eléctricas y desde ahí empezará el descenso por la montaña hasta el río.

ACTUALIZACIÓN: Al parecer, recientemente han limpiado la maleza así que, a pesar de la estrechez del camino, no tendréis que apartar la vegetación.

Vistas de la ruta secreta en Fragas do Eume
Vistas desde la zona de las eléctricas, al inicio de la ruta.

La ruta desciende hasta el río Eume

Para continuar esta ruta secreta en Fragas do Eume, primero tendréis que caminar a lo largo de un pequeño tramo sobre rocas verdosas (tened cuidado porque algunas resbalan). Después, iréis adentrándoos cada vez más en el bosque, paseando entre árboles recubiertos de musgo que logran formas mágicas. En ocasiones, algunos de esos árboles cortan el camino, por lo que tendréis que saltarlos o pasar por debajo, pero no supone gran dificultad. 

Ruta secreta de Fragas do Eume
Imagen de parte del camino
Parte de un árbol que atraviesa el camino

A partir de ahí, comienza una especie de zigzag entre árboles y ramas por el que deberéis descender la ladera, hasta llegar finalmente a un puente que cruza un pequeño arroyo, junto a la Central Hidroeléctrica do Parrote. Ahí podréis refrescaros y contemplar cómo las aguas del Rego do Parrote circulan entre rocas y preciosos árboles hasta unirse con el río Eume.

Puente junto a la central en el final de la ruta secreta de Fragas do Eume
Puente que cruza el Rego do Parrote, donde termina nuestra ruta.
Fuente en la ruta de Fragas do Eume
Fuente junto a la Central Hidroeléctrica do Parrote, al final de la ruta.

Final de la ruta secreta de Fragas do Eume

Nosotros decidimos descansar un rato y volver por donde habíamos venido. Si tenéis tiempo y fuerzas, desde ahí existen varias opciones para continuar la ruta, ya que forma parte del sendero de largo recorrido conocido como Ruta do Medievo (GR-55), el cual une Betanzos con San André de Teixido. Si os animáis a seguir, ¡contadnos cómo fue vuestra experiencia!

Algo que tenemos que destacar sobre esta ruta secreta es que, al no estar tan transitada como las demás rutas de Fragas do Eume, tampoco está igual de preparada. A nosotros nos gustó, pero es posible que pueda pareceros algo repetitiva, ya que la mayor parte del recorrido transcurre descendiendo en zigzag por el medio del bosque. Aun así, nos mereció la pena, ya que caminar completamente solos por Fragas do Eume es todo un privilegio.

Arroyo que se une al río Eume, al final de la ruta
Arroyo que acaba uniéndose con el río Eume, al final de la ruta.

¡Y esto es todo por hoy! ¿Conocíais esta ruta secreta por el Parque Natural de Fragas do Eume? Si es así, o si creéis que nos hemos dejado algo, no dudéis en decírnoslo. Si, en cambio, no habíais oído hablar de ella y finalmente os decidís, contadnos qué os ha parecido. 

También puede gustarte...

2 Comentarios

  1. Pablo dice:

    Hemos realizado esta ruta, animados por lo que contáis aquí. Vuestra información nos ha sido muy útil; entre otras cosas nos sirvió para dar con el arranque del camino, es fácil pasarlo por alto.

    Nos gustó mucho la experiencia. La mayor parte es por bosque autóctono, salvando un fuerte desnivel (valle magnífico por el cual transcurre el río Eume) pero de forma muy llevadera (gracias a los innumerables zig-zags que hace el sendero) y en un entorno muy tranquilo (lejos del bullicio que hay a menudo en otros senderos de las Fragas do Eume).

    Algunos comentarios sobre esta ruta, para completar lo que señaláis:
    – Corresponde a un tramo del sendero de largo recorrido GR-55 Ruta del Medievo.
    – Aparece en los siguientes libros, aunque hay datos imprecisos:
    * Armada, P. (1998): «Rotas para camiñantes (II) A Coruña», Ed. Xerais de Galicia, Vigo, pp. 68-77 (Rota 6. A Fraga do Eume).
    * Eiroa, C. (2008): «Guía dos camiños do Eume», Ed. Xerais de Galicia, Vigo, p. 67.
    – Las escaleras que aparecen en una de vuestras fotos están tras la central hidroeléctrica de O Parrote (o de San Bartolomé), remontando el curso del Rego do Parrote (que es el que aparece en vuestra última foto).
    – La casa a que os referís en el primer tramo se llama «Villa Conchi» y, cuando hicimos la ruta, después de ella no había ningún cordón naranja que cortase el camino (en cambio, sí se veían caballos en una finca próxima).
    – Tras pasar el mojón (GR-55), el estrecho sendero (pero limpio de maleza) se aproxima a una torre eléctrica, y a partir de aquí durante varias decenas de metros hay que andar con cuidado, pues, como decís, hay que caminar por momentos sobre traicioneras rocas verdosas muy resbaladizas, incluso con tiempo totalmente seco (aparte del «verdín» que tienen, están bastante pulidas por la erosión del agua que baja por el camino en períodos de lluvia).
    – Quitando ese tramo de resbalones, el resto del recorrido hasta el río Eume no presenta mayor dificultad que tener que superar unos pocos árboles caídos, algo que no resulta especialmente difícil.

    1. ¡Muchísimas gracias por tu comentario, Pablo!
      Hemos actualizado la entrada con la información que nos has dado, que consideramos muy valiosa para todo aquel que quiera probar a hacer esta ruta. Nos alegra mucho saber que os ha sido útil y que habéis disfrutado del sendero y de su agradable entorno, y te agradecemos mucho el tiempo que te has tomado en dejarnos un comentario tan útil.
      ¡Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.